cronica

¡Abrieron la tumba de “Bola” y se llevaron su brazo izquierdo!

10/26/2012



Álvaro Tumbaco, Yaguachi (Guayas)
La noche del martes 12 de julio del 2011, Eddy Emilio Palomeque Gavilánez, de 23 años, fue asesinado de cuatro disparos en la manzana 18 de la cooperativa El Arbolito, en el cantón Durán.
En aquel entonces, Palomeque, conocido también con el apelativo de “Bola”, era buscado por la justicia, pues tenía en su contra una orden de detención por estar presuntamente implicado en la muerte del ex director del departamento de Desarrollo Comunitario del Municipio de Yaguachi, Manuel Maridueña, y de su esposa Mayra Aguilar, presentadora de noticias del canal 9 de Milagro. El crimen ocurrió en septiembre del 2010.
La Policía, sin embargo, nunca pudo capturar a Palomeque Gavilánez, pues siempre permaneció escondido.
Luego de su asesinato, los restos de Palomeque, alias “Bola”, descansaban en paz en el cementerio general de Yaguachi, hasta ayer viernes. Después de un año y tres meses del homicidio del que fue víctima, la bóveda en la cual lo sepultaron fue profanada.
Desconocidos ingresaron por una de las paredes laterales del cementerio la madrugada de ayer, rompieron la tapa de cemento de la sepultura y sacaron la caja que contenía el cadáver de Palomeque Gavilánez.

Celadores no escucharon nada

Los guardias del cementerio indicaron no haber escuchado nada en la madrugada. Sin embargo se quejaron que el camposanto es muy oscuro, por cuanto las lámparas no alumbran lo suficiente y otras están averiadas.
Familiares de Eddy Palomeque cubrieron su cuerpo con una sábana blanca antes de ingresarlo nuevamente a la bóveda y buscar un albañil para que selle la tumba.
La Policía Judicial de Yaguachi y la Fiscalía iniciarán una investigación sobre el caso.

Se llevaron su brazo

La noticia que una tumba fue profanada en el cementerio se regó desde tempranas horas por las calles del cantón Yaguachi. El sitio se llenó de curiosos, mientras la Policía arribó para investigar.
No pasó mucho tiempo hasta que identificaron que el sepulcro abierto pertenecía a Palomeque Gavilánez, por lo que informaron el hecho a sus familiares.
Al revisarlo se observó con claridad que el brazo izquierdo del cadáver de “Bola” fue sustraído.
Nadie, ni siquiera los mismos familiares, atinó a saber el motivo y peor aún quiénes serían los responsables.
Entre la más dolida estaba Rosa Gavilánez, madre de “Bola”, quien arrimándose al filo de la bóveda lloraba desconsolada, ya que revivió de nuevo los momentos cuando perdió a su hijo.


Compartir en Facebook
Compartir en Twitter